Indicaciones:

CARDIOVIER E se indica para el tratamiento de la Insuficiencia Cardíaca Congestiva, causada por insuficiencia valvular (endocarditis, endocardiosis mitral) o cardiomiopatía.

El uso del ramipril ha demostrado que además de su acción inhibidora de la enzima convertidora de angiotensina, ejerce una serie de efectos benéficos específicos como cardioprotección, vasoprotección y nefroprotección. La asociación con espironolactona, un antagonista de la aldosterona, permite sumar el efecto diurético débil y la acción antifibrótica de esta droga.

El tratamiento con CARDIOVIER E detiene el remodelado cardiaco, el remodelado eléctrico, reduce la fibrosis vascular y renal, y contribuye al mantenimiento de la funcionalidad anatómica y fisiológica de la vasodilatación.

La adición de la espironolactona a la terapia cardiaca convencional redujo el riesgo de morbilidad y mortalidad cardiaca en perros con degeneración mixomatosa de la válvula mitral cuando se compara con la terapia convencional  sola.

La espironolactona ha demostrado proteger al desarrollo de glomerulonefritis en insuficiencia renal,  disminuyendo la proteinuria y la excreción de colágeno en la enfermedad renal crónica.

 

Dosificación:

Las dosis de uso son: ramipril  0.125 mg/kg/día y espironolactona 2 mg/kg/dia.

Salvo otra indicación veterinaria, se aconseja:

1 comprimido de CARDIOVIER E 0.625/10 por día para un animal de 5 kg de peso.

1 comprimido de CARDIOVIER E 1.25/20 por día para un animal de 10 kg de peso.

1 comprimido de CARDIOVIER E  2.5/40 por día para un animal de 20 kg de peso.

1 comprimido de CARDIOVIER E 5/80 por día para un animal de 40 kg de peso.

El producto se administra 1 vez por día, preferentemente junto con la alimentación. 

El producto deberá ser utilizado en forma crónica o de acuerdo al criterio del médico veterinario actuante.

 

Efectos Adversos:

Entre los efectos adversos puede observarse con mayor frecuencia efectos gastrointestinales, debilidad, hipotensión o hiperpotasemia.

Raramente se puede producir descenso de la presión arterial, que se manifiesta con fatiga, letargo o ataxia. Interrumpir el tratamiento y reiniciarlo una vez recuperada la situación de normalidad, con una dosis del 50% de la inicial.

En machos no castrados se observa frecuentemente atrofia reversible de próstata.

Puede producirse una hipotensión transitoria reversible en casos de sobredosis accidental. El tratamiento sintomático deberá consistir en perfusión intravenosa de suero salino isotónico tibio.

 

Contraindicaciones:

No usar en perros que padezcan de hipoadrenocorticismo, hiperkalemia o hiponatremia.

No usar juntamente con Anti-Inflamatorios No Esteroideos (AINEs) en perros con insuficiencia renal (discapacidad/disfunción del riñón).

La espironolactona puede aumentar la vida media de Ia digoxina aumentando los niveles séricos y los efectos de la digoxina.

No usar en animales destinados o que se tenga previsto destinar a la reproducción y por su efecto antiandrogénico.  No utilizar en machos en crecimiento.

No administrar en casos de estenosis aórticas, estenosis de válvula mitral o cardiomiopatía obstructiva hipertrófica.

Utilizar con precaución en pacientes con insuficiencia renal crónica, monitoreando  la funcionalidad renal.

No administrar en hembras gestantes ni en lactación.

Debe emplearse con cuidado en pacientes con algún tipo de deterioro de la función  hepática.

La espironolactona está contraindicada en pacientes con hiperpotasemia, enfermedad de Addison, anuria, insuficiencia renal aguda o deterioro significativo de la función renal.

 

Precauciones:

La función renal debe ser monitoreada antes y durante el tratamiento.

Se deberán valorar las concentraciones séricas de electrolitos y los parámetros renales (concentraciones de urea y creatinina) dos semanas después del tratamiento con la dosis terapéutica recomendada, para que cualquier posible efecto adverso pueda ser detectado en su estadio más temprano.

Deberá emplearse con precaución en pacientes con algún tipo de deterioro de la función renal y hepática.

El uso de ramipril en perros con hipovolemia o deshidratación puede llevar a una hipotensión aguda. Suspender el tratamiento y restaurar el balance hídrico y de electrolitos.